El término localización aplicado a la informática se refiere a la adaptación de contenidos para la red (páginas web) o programas para ordenador (software) a la cultura y lengua local. 

La localización es el proceso de adaptación de un contenido o producto a otro idioma teniendo en cuenta el contexto lingüístico, el entorno cultural y las necesidades técnicas. La traducción no es más que una de las muchas fases en la localización que consta además de: coordinación, programación, control de fallos, revisión, maquetación y diseño.